Rumbo a Lima: dunas a gogó #Dakar2019

0
136

12 enero 2019

Al término de las 5 primeras etapas que han llevado a los pilotos y sus tripulantes hasta Arequipa, todavía quedan 247 vehículos en carrera en la 41ª edición del Dakar (105 motos, 18 quads, 93 coches —24 de ellos en SxS— y 32 camiones), por lo que la tasa de éxito a mitad de competición es del 74%, la más baja desde 2007. Entre los supervivientes de este recorrido tan exigente, en motos lidera la carrera el joven estadounidense Ricky Brabec, en el que están puestas todas las esperanzas de Honda para acabar con el dominio de KTM. En coches ocurre todo lo contrario: un trío de avezados veteranos como Nasser Al-Attiyah, Stéphane Peterhansel y Nani Roma se destacan del resto junto al doble vencedor de etapa Sébastien Loeb. La etapa tras la jornada de descanso discurrirá entre Arequipa y San Juan de Marcona y promete ofrecer un gran espectáculo con la difícil prueba de las dunas de Tanaka al poco de empezar. Cabe esperar que el camino hacia Lima sea un nuevo festival de la arena.

Motos: Brabec, el as en la manga de Honda

Con 3 líderes distintos en 5 etapas disputadas, en la carrera de motos no tardó mucho en aflorar la rivalidad entre los favoritos de esta 41ª edición. Además, las cabezas empezaron a rodar pronto con el abandono en la 3ª etapa del primer líder de la general, Joan Barreda, por culpa de un error de navegación que le dejó atascado entre dos dunas, y el de su veterano compañero de equipo Paulo Gonçalves dos días más tarde tras una caída. Ahora bien, para el clan Honda no son todo penurias gracias a toda una revelación como Ricky Brabec, en lo más alto de la general una vez traspasado el ecuador del rally. Cómodo con este recorrido de dunas, el estadounidense asombra a propios y extraños en esta primera mitad del Dakar y encarna todas las esperanzas de la escudería alada de derrocar (por fin) a KTM.

Eso sí, el equipo austriaco no ha dicho aún su última palabra y se reserva la baza de Sam Sunderland, a menos de un minuto en la provisional y ya con una victoria del Dakar en su haber. La clasificación también está abierta para Pablo Quintanilla (a 2’52’’) y Toby Price (a 3’21’’), sin olvidar a Adrien Van Beveren, Kevin Benavides y Matthias Walkner, tres aspirantes más que creíbles a la victoria final en Lima. Les quedan 5 etapas por delante para atacar y regalarnos un final de infarto.

Quads: con color argentino

Tras librarse de Ignacio Casale y Sergei Kariakin, los dos últimos vencedores en la categoría de quads, Nicolás Cavigliasso presiente que 2019 puede ser su año y no está dispuesto a dejar pasar su oportunidad. El argentino, intratable desde el comienzo del rally, se ha embolsado 4 de las 5 etapas. El único que parece capaz de seguirle el ritmo durante un tiempo al piloto de Yamaha es su compatriota Jeremías González Ferioli, pero se encuentra ya a 59 minutos en la clasificación provisional. Todo apunta a que a Cavigliasso le podría bastar con «asegurar» durante la segunda mitad del rally, pese a que esa actitud sea absolutamente ajena al piloto cordobés. También prestaremos mucha atención a los posibles golpes de efecto de Gustavo Gallego y el francés Alexandre Giroud.

Coches: la experiencia es un grado
Los tres pilotos que componen el podio provisional del Dakar en la jornada de descanso suman juntos 17 títulos en total, 10 de ellos en esta categoría. El nivel de fiabilidad y prestaciones técnicas exigido por las etapas peruanas selecciona a quienes van encontrando un mejor equilibrio entre agresividad y prudencia. En ese campo, Nasser Al-Attiyah se ha convertido en el especialista más sólido y hábil, lejos del sambenito de equilibrista en la cuerda floja que lo acompañó durante sus primeros años. Con regularidad en la conducción y seguridad en la navegación gracias a la complicidad con Mathieu Baumel, el piloto de Toyota no ha cometido un solo fallo y presenta una ventaja de 24 minutes sobre Stéphane Peterhansel en la clasificación general. Al volante de su buggy Mini, el hombre de los 13 títulos hizo honor a sus estadísticas al lanzarse a por la 75ª especial de su carrera y mostrarse capaz de medirse con Al-Attiyah, pese a cometer dos errores de bulto. Nani Roma, discreto pero constante en un Mini con una impecable tracción a las cuatro ruedas, cierra el podio a 34’ y conserva todas sus opciones de victoria.

El dicho de que la experiencia es un grado presenta excepciones notables como la de Giniel de Villiers, clasificado entre los diez primeros en 14 de las 15 carreras disputadas desde 2003 y que ahora roza el abandono en 23ª posición, a poco menos de 6h30’ de su compañero de equipo. El bicampeón Carlos Sainz, incapaz de mostrar una regularidad igual de ejemplar, se encuentra hundido en las profundidades de la tabla (19º a 5h30’) tras haber roto la suspensión de su Mini en la 3ª etapa. En cambio, las demostraciones de fuerza del más joven de la disciplina, Sébastien Loeb, con dos nuevas etapas en el bolsillo, incluida una soberbia victoria en la víspera de la jornada de descanso, pueden meterles el miedo en el cuerpo a los “mayores” que se sitúan por delante en la general. La única condición es no cometer errores: el año pasado, el alsaciano se vio obligado a poner fin a su aventura en las dunas de Tanaka, una zona que deberá atravesar en la etapa de mañana.

SxS: Chile contra Brasil
Con un aumento espectacular de la lista de participantes que tomaron la salida y una renovación de la lista de favoritos gracias a la afluencia de recién llegados de mucho prestigio, la categoría presenta la pugna más abierta del Dakar 2019. De hecho, en estas cinco etapas ha habido cinco vencedores distintos, entre ellos exmotoristas como “Chaleco” López y Gerard Farrés, o incluso el excampeón en quads Sergei Kariakin. En ese creciente pelotón, las desilusiones también han hecho acto de presencia con la caída de Ignacio Casale, 11º a 2h35’ del líder de la general, que no es otro que su compatriota Ricardo Moreno. En lo alto de la clasificación, la batalla está servida con Reinaldo Varela, vigente campeón, a 1’42’’.

Camiones: Kamaz en cabeza
Al equipo Kamaz no le va el suspense. Con la vitola de favoritos desde el comienzo, a los camiones rusos se les prometió una dura competencia por parte de los Iveco del equipo de De Rooy, que al final no han podido enseñar mucho los colmillos. Demasiado verdes y quizás algo nerviosos, al igual que les ocurre a los Tatra y los Maz, estos rivales que tanto prometían no han podido hacer nada frente a las 5 victorias de Nikolaev y su banda en esta primera incursión. Gerard de Rooy debe su plaza en la provisional (3º, pero a 2 horas del vigente campeón) únicamente a la expulsión de Andrei Karginov tras un accidente en la 5ª etapa que se saldó con un espectador herido. En lo más alto, Eduard Nikolaev domina la categoría con 11’54’’ de ventaja sobre su compañero Dmitry Sotnikov.