Paulo Gonçalves: “el objetivo es llegar al Dakar 2019 mejor que nunca”

0
68

El piloto portugués del Monster Energy Honda Team vuelve a por todas. Ausente del Dakar 2018 después de un accidente durante uno de los últimos entrenamientos antes del gran desafío para todos los pilotos de Rally, Paulo Gonçalves está dispuesto a regresar con la fuerza habitual del piloto luso.

Los días más oscuros de Paulo Gonçalves han pasado y ahora se abre un periodo para recuperar totalmente el estatus de “favorito a todo” con el que llegaba a finales de la pasada temporada. En el norte de Portugal soplan aires positivos y paseando por las orillas del Duero sale una conversación íntima e interesante con ‘Speedy’ Gonçalves.

Después de perderte el pasado Dakar 2018 por una lesión y de volver a la acción en marzo, aunque no al 100%, la primera pregunta es obligada: ¿cómo se encuentra físicamente Paulo Gonçalves?
Ahora mismo ya estoy recuperado y trabajando a tope para estas carreras que se disputarán en agosto, en Sudamérica. Lo que ocurrió en diciembre pasado fue muy duro. Estaba con muy buenas sensaciones para el Dakar y… ocurrió lo que no debería ocurrir: choqué contra un coche en un entrenamiento y me lesioné en la rodilla y hombro, impidiéndome estar en el Dakar, la carrera por la que trabajamos durante toda la temporada. Fue muy duro para mí, también por el equipo. Todos sufrimos mucho, pero sabemos que en este deporte un accidente así puede pasar. Tenemos mucho cuidado para intentar alejar lo máximo estos peligros, pero esta vez me tocó a mi.

Volviste a la acción en el Abu Dhabi Desert Challenge, a finales de marzo. ¿Cómo te sentiste?
Exacto. Era la primera carrera después de la lesión y, pese a todas las dificultades, creo que fue bastante bien. Terminé quinto en un listado de participantes donde estaban prácticamente todos los punteros. Acabé bastante satisfecho aunque sabía que estaba al 30% de mis capacidades.

Dos semanas después corriste el Merzouga Rally…
El primer día hubo un lío con el roadbook y perdí mucho tiempo, así que me tomé esa carrera como lo que era, un entrenamiento, que también es muy importante tener referencias con otros pilotos. No estuvo mal.

Habrá pasado cuatro meses hasta el Atacama Rally, tu siguiente carrera. ¿Qué habrás hecho durante todo este tiempo?
Principalmente, recuperar la fuerza física que perdí con la lesión. Ahora mismo me siento bastante bien, cómodo y en forma para afrontar las próximas carreras y pueda llegar al Dakar 2019 con la mejor forma, mejor incluso que el año pasado. Este es el objetivo. Después de lo que pasó el diciembre pasado, sólo puedo pensar en ello. Queda medio año y tengo que aprovechar para ponerme más fuerte que nunca. Lo necesito para mí y para mi equipo.

Estuviste en Lima para probar cómo estabas. ¡Hasta el último momento intentaste correr el Dakar 2018!
Me accidenté el 18 de diciembre y las verificaciones fueron el 4 de enero. Intenté recuperarme lo más rápido, de todas las formas posibles. Sabía que necesitaba un milagro para salir en carrera… Podría ocurrir… pero no. No era el momento. Probé y me di cuenta de que cuando tocaba un poco de arena, quedaba enganchado porque era incapaz de tirar de la moto… El inicio del Dakar era muchísimo más complicado que eso, con lo que parecía clara la decisión. Si hubiera tenido un 20% de buenas sensaciones, no hubiera dudado en salir, pero en este caso no había duda alguna. Por suerte HRC tenía un piloto para utilizar mi moto en caso de que yo no saliera. Siendo realista, no hubiera durado ni un día en el Dakar, y había que mirar también por el interés del equipo. Hubiera quitado la posibilidad de tener un piloto en carrera ayudando al equipo, a mis compañeros…

Ahora se vienen las dos próximas fechas del Mundial: Atacama, en Chile, y Ruta 40, en Argentina. ¿Cuáles son las sensaciones de regresar al campeonato del Mundo?
Voy a llegar bien desde el punto de vista físico y de pilotaje, no tengo duda. Pero también tengo claro que no puedo cometer ningún error que me pueda comprometer el plan de trabajo que tenemos para llegar al Dakar bien. Habrá que luchar por las primeras posiciones, pero lo importante es tomar buen ritmo. Además soy consciente de que no podré darme el “lujo” de saltarme otro Dakar por una nueva lesión. Hay que valorarlo todo para hacerlo bien sin cometer errores que nos puedan comprometer el futuro.

De aquí al Dakar queda medio año. Estás reforzando los músculos y la resistencia. ¿Cuál es tu método de trabajo ahora mismo?
Estoy trabajando físicamente con un entrenador personal que ya tuve cuando gané el Mundial en 2013 y también en 2014 y cuando terminé segundo en el Dakar 2015… Estamos empezando otra vez, y está siendo muy duro, pero eso sólo indica que nos estamos esforzando. Gimnasio, bicicleta, natación y también algo en moto. Siempre que puedo entreno en circuito, porque hay mayor seguridad. El camino es este: un buen plan físico y sumar kilómetros en moto.

Hay una parte de trabajo físico del piloto y otra de puesta a punto de la moto. ¿Cómo está la Honda CRF450 RALLY desde el punto de vista de madurez?
Nuestra moto en cuestión de durabilidad nos da muchísimas garantías. Hace muchas carreras que no tenemos ningún tipo de problema mecánico. Estamos en un gran nivel. Pero en nuestro equipo, en HRC, no para de seguir mejorando. En este mes de julio hemos estado probando en Estados Unidos para dar aún mejores armas para luchar en las carreras. El nivel competitivo es altísimo.

¿Qué es lo que más te gusta de la moto y qué crees que puede mejorar aún la Honda CRF450 RALLY?
Esta moto está muy equilibrada: tiene mucha potencia, estabilidad, suspensiones, la parte ciclo está genial… A mí me gustaría que tuviera algo más de bajos, quizás, pero es algo que también hemos probado con los ingenieros. Hemos encontrado el mejor balance para los diferentes tipos de terrenos con los que tenemos que hacer frente en las carreras.

El próximo Atacama será prácticamente todo en arena. Un buen entrenamiento, junto con el Desafío Inca, para el Dakar 2019.
Para nosotros, tener una carrera con unas características parecidas a lo que nos encontraremos en el Dakar es lo mejor que nos podemos encontrar. Podemos probar nuestro pilotaje, cómo va la moto en arena, la durabilidad, probar alguna situación de mayor esfuerzo… también nuestro físico… Y en Atacama, al desarrollarse en Copiapó, será una carrera difícil pero positiva para sacar sensaciones para el Dakar, como también lo será estar en la salida del Inca, en Perú.

El Dakar de este año sólo se correrá en Perú. Con mucha arena, navegación…
No sé si será mejor o peor, será diferente, seguro. Será la primera vez que el Dakar se desarrolla en un único país, será inédito en la carrera y será un desafío para todos, no sólo para los pilotos, sino también para la organización. Y fácil no será. En el pasado Dakar ya vimos que hubo muchos abandonos, accidentes… Y ya indica cómo será el próximo Dakar. La dureza estará presente siempre. La arena será el plato principal y habrá que estar muy adaptado a ese tipo de condiciones para intentar sufrir lo menos posible y ser lo más competitivos. Lo descubriremos en enero…

Diez etapas, una jornada Maratón… ¿Qué más crees que encontrarás?
Habrá, seguramente, seis días de dunas 100%. Espero que haya algún tramo de montaña para que la gente se pueda recuperar un poco. Por la tipología del país, es posible. Al Dakar siempre le sienta bien algo de pista dura…

Estamos en uno de los puntos más bellos de Porto, la capital de la región donde vives. ¿Cómo es tu país, tu región?
– Mi región es muy bonita; tiene todo lo que uno necesita para tener buena calidad de vida: buena climatología, y también buenas pistas para disfrutar con la moto y también con la bicicleta, que hay mucho aficionado a las dos ruedas. Tenemos playas, montaña… Soy privilegiado de haber nacido aquí, en Portugal y, especialmente, en el norte del país.

El Atacama Rally, tercera prueba del Campeonato del Mundo FIM de Cross-Country Rallies tendrá lugar en Copiapó, Chile, del 12 al 18 de agosto.

No hay comentarios