Porsche regresa al Super Bowl después de 23 años

0
113

Martes 28 de enero de 2020 — Por primera vez desde 1997, se emitirá un anuncio de Porsche en televisión durante el Super Bowl de EE. UU., el 2 de febrero de 2020. Para promocionar el lanzamiento al mercado del nuevo Taycan, el anuncio de 60 segundos muestra una emocionante persecución entre el primer Porsche totalmente eléctrico y casi una docena de icónicos modelos de la marca.

El objetivo principal de este anuncio, titulado “The Heist” («El Robo»), es entretener a los espectadores. Sin embargo, como es característico de la marca, el deporte motor también juega un papel importante. El anuncio se rodó en Alemania a mediados de noviembre de 2019 en lugares como Heidelberg, la Selva Negra y Stuttgart-Zuffenhausen. Muchos de los coches de carreras, vehículos de carretera y otros «tesoros» del clip forman parte de la colección del Museo Porsche, donde comienza la persecución mostrada en el anuncio. Entre los protagonistas se encuentran el legendario 917 K, el superdeportivo híbrido 918 Spyder y el emblemático Porsche 911, modificado para realizar las espectaculares maniobras en carreteras cerradas al tráfico.

Dirigido a un público nuevo

Porsche entra a la era de la movilidad eléctrica con el Taycan. De este modo, el fabricante de coches deportivos se dirige también a nuevos públicos. El anuncio del Super Bowl está destinado a desempeñar un papel en este sentido. “El Super Bowl es famoso como evento televisivo más allá de Norteamérica y representa una plataforma perfecta para llegar a nuevos aficionados. Nuestro anuncio vincula muchos de los elementos que componen Porsche: deportividad, emoción y también un toque de humor, algo que es típico de nuestra forma de comunicarnos en general», dice Oliver Hoffmann, Director de Comunicación de Marketing de Porsche.

La versión larga del anuncio de «The Heist» ya se puede ver en Porsche NewsTV y en el canal de Porsche YouTube channel. El anuncio de un minuto del Superbowl se emitirá durante el partido en el Hard Rock Stadium de Miami, el 2 de febrero.